Como se cambia la bomba de agua

Es muy importante tener en cuenta que la bomba de agua permitirá mantener una buena temperatura de funcionamiento en tu vehículo. Para conseguir una bomba de segunda mano lo mejor es recurrir a los desguaces en granada y provincia, porque allí podrás encontrar siempre la mejor relación entre calidad y precio.

Sin embargo, esta es una reparación que puedes hacer tanto en el taller como por tu cuenta si quieres ahorrar dinero. Por este motivo, he preparado este post para ti con la finalidad de que puedas hacer la reparación como más te convenga.

Consejos para cambiar la bomba de agua

Cambiar la bomba de agua es realmente sencillo, pero si prefieres puedes llevar tu coche a un taller mecánico. Allí los mecánicos se encargarán de hacer la reparación por ti, pero ten presente que el coste puede llegar a ser de hasta 1000 euros dependiendo de la mano de obra a invertir en tu coche.

Puedes encontrar una bomba de agua a un precio muy bajo si visitas un desguace, y podrás conseguir así un precio de menos de 160 euros. Para hacer el cambio por tu cuenta, lo único que debes hacer es seguir estos pasos fundamentales:

Baja la bomba rota

Antes de comenzar con el proceso, es indispensable que el coche esté completamente frío y así evitarás cualquier quemadura. Comienza por el drenaje del líquido refrigerante hasta asegurarte de que ya no salga más para que puedas proceder a hacer la reparación.

Desconecta las mangueras de la bomba de agua para que puedas terminar de drenar el líquido refrigerante faltante. Por último, bastará con quitar los tornillos de fijación de la bomba de agua, y asegúrate de que toda la zona quede completamente limpia antes de continuar con el proceso de instalación.

Instala la bomba de repuesto

Será el momento de proceder a la instalación de la bomba de agua, pero no sin antes verificar que sea del mismo modelo exacto que la que acabas de quitar. Colócala en su lugar con los tornillos de fijación y conecta las mangueras asegurándote de dejarlas bien apretadas.

Será el momento de llenar el sistema con líquido refrigerante, y verificar que no exista ninguna fuga en el sistema. Enciende el motor del vehículo para purgar el sistema y eliminar el aire, rellenando el faltante de líquido refrigerante, y dejarás el coche en reposo durante 4 horas antes de volver a utilizarlo.